No me devané los sesos para que ser me ocurriera un candidato luego de ver durante un rato el Twitter. Buscaba una imagen para una publicación de alimentación y lexica.art, una inteligencia artificial, me arrojó un simpático cerdito enmarcado como foto de candidato. 

La maldad no me dejaba de rondar y el cochinito me miraba suplicante pidiéndome la oportunidad de ser el candidato, el tenía experiencia en el lodazal y el rosado encanto de su tez. 

Cuando nació Cochino ya existían las criptomonedas y no lo iban a fuñir con un Wallet, tiene palanca en los EEUU porque es primo de Porky y ya un primo suyo había ejercido la primera magistratura en Colombia, así que no parecía una locura. 

ErCochino

ErCochino sin frito un
Presidente nacido en el campo

Mi máquina natural de marketing lanzó la marca personal: *Er Cochino sin frito* Presidente. El artículo en slam criollo: “Er” para competir con el Ex-Conde que ya no es Guácharo, sino candidato feminista. 

Para competir con Maria Corina, el chancho me pidió que le quitaran los filtros y para ser más populista que Capriles ofreciendo misiones, vamos a ofrecer pernil para todo el mundo dos veces al año. 

Er Cochino, nos habló del plan de remoralización y los valores su familia y de sus 67 hermanos, que no son muy unidos, pero con los que piensa gobernar, son suficientes para ocupar todas las gobernaciones y ministerios. 

El candidato tenía que ofrecer sus credenciales y una promesa al país, a Latinoamérica que mira expectante cómo resolveremos este conflicto interno que tanto nos afecta, pero, luego de una pausa, colocándose una patita en oreja dijo: yo no hice nada. 

Y resultó perfecto para el lema: Er Cochino, sin frito ni filtro. Sin pasado, sin oferta de llevar ni un bollo a la mesa, sin poses y perfumado de pueblo. 

Listo, al Photoshop y al cartel. Mientras tanto en el Twitter, un querido amigo periodista se jugaba la honra en una batalla feroz ante los patológicos informáticos explicando que tener una ideología no te hace cómplice de nada.

Así que me lancé a publicar el cartel con un Tweet que decía: “Er Cochino frito para presidente y si las elecciones son en diciembre le damos palo y regalamos los perniles para el 24” coloqué un par de etiquetas y a mi amigo lo marqué de jefe de campaña. 

El chiste me costó un amigo, porque me bloqueó de la red, pero el país ya tiene su candidato. El Tweet lo borré, no se fuera a vitalizar y perjudicar al pana, lo publicaré de nuevo sin etiqueta, porque la verdad, es el candidato perfecto. 

Mientras seguimos esclavos de la porca tiranía de la postverdad y el fake. 

Saludos a Miss Peggy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *